Últimos temas
» ─Secret Whisper
Hoy a las 12:51 am por Yamada

» Peticiones Administrativas
Ayer a las 9:37 am por Adam

» ─The Best
Ayer a las 12:05 am por Yamada

» [NOVEDAD]¡Tenemos Tumblr!
Mar Feb 20, 2018 1:06 pm por Adam

» Afiliación Élite | Resurface RPG
Mar Feb 20, 2018 12:54 pm por Adam

» Guías para el rol: Tumblr de ayuda [Confirmación]
Lun Feb 19, 2018 1:59 pm por Invitado

» [+18] Fascinación
Dom Feb 18, 2018 6:55 pm por Eco

» Lies [+18]
Dom Feb 18, 2018 10:44 am por Yamada

» [DADOS] Ideas random ~
Sáb Feb 17, 2018 11:54 pm por SC.

a string of pearls

af. elite + brotherhood
Todos los derechos reservados. Prohibida la copia total o parcial del contenido gráfico, intelectual y códigos de este foro. Skin realizado exclusivamente por Dixinmortal (ROSHIO). Artista: Aconite.
18/36 — AFILIADOS NORMALES

─Just Stay With Me





Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo




PERMALINK — por Yamada el Dom Ene 07, 2018 11:21 am
Ver perfil de usuario



Just Stay With Me

Escuchas eso... Es el latido de mi corazon cada vez que te veo

Hace muchos años atrás escondido entre las hojas el zorro observo asustado la silueta de un niño. Sus hermosos ojos rojizos lo observaban deslumbrado por el brillo de su sonrisa. Era un humano y la presión de su dedo meñique hizo temblar su corazón.

Akashiro, actualmente el dios zorro del monte Mei suele visitar constantemente el templo del monje Kogane. Los aldeanos desconocen de estas visitas, pero los enredos, la envidia y el deseo de romper siempre están presentes. Sin embargo, nada puede separar el hilo que los une…


Mitología japonesa



Akashiro(kogitsunemaru) | Kitsune - Youkai


Kogane(Soo Won) | Monje - Humano



╔Ⓢⓔⓒⓞⓝ Ⓒⓗⓐⓝⓒⓔ╝

La otp <3

<3:






avatar
Mensajes :
111

Puntos :
75

Volver arriba Ir abajo

PERMALINK — por Yamada el Dom Ene 07, 2018 11:22 am
Ver perfil de usuario



Alone

Sabes que el tiempo a pasado cuando las flores ya no florecen mas...

Frente a mis ojos podía ver los hermosos obsequios me dejaban para mí. El amor, las sonrisas y los buenos deseos. La felicidad era notoria en mi templo. Brillantes colores bañan las paredes, las flores se iluminan con el sol, las sonrisas de los niños se convertían en hermosas melodías.
… De eso… ya no que nada.

Un recuerdo, un triste y solitario recuerdo. Observar el rio moverse con el viento, las hojas bailando un compás suave y triste. El tiempo ha cambiado, los humanos han olvidado cuando me veneraban y yo con infinito amor los protegía.
Ahora solo hay silencio…  Soledad…

No puedo recordar cuantos días, meses o incluso años pase observando como lentamente mi templo se derrumbaba hasta quedar en ruinas. Los hermosos colores de las flores empezaban a marchitarse frente a mis ojos, la frustración me llenaba y las lágrimas se escurrían con la lluvia.

Ya era una costumbre observar el rio detrás de mi templo. Escuchar las hojas moverse con la brisa del invierno y perderme en mis pensamientos, recuerdos y viejas emociones ahora efímeras. Era difícil, pero significaba que mi lugar aquí  empezaba a terminar. No había razón para quedarme, no tenía nada que me atara y aun sabiéndolo seguía permaneciendo en este lugar donde tiempo atrás fui venerado, querido.

Solté un suspiro con cansancio. La luna brilla en lo alto alumbrando mi camino señalándome  el sendero ya trazado entre las hojas hasta las ruinas de mi templo. Las mismas pisadas, los mismos aromas. Todo se repetía como cada noche, con mi botella de sake a un lado le di la espalda a la luna…

Una melodía, un pequeño ruido a lo lejos me obligo a detenerme. Lo reconocía, eran pisadas. Suaves, precisas y delicadas. Era un humano.
─ Es peligroso para un humano merodear los bosques a estas horas ─hable con lentitud acercándome. Oculte la desesperación de mi corazón con una sonrisa en mi rostro─,  ¿Cuál es tu nombre? ─pregunte con la esperanza de que antes de abandonar el lugar me lo dijera.
Sin embargo, la luna divertida y traviesa brillo con fuerza… Frente a mí, un hombre de cabellos dorados como las estrellas, una piel del mismo color que la nieve, unos labios rojos como las fresas me observava…
En ese momento… sin darme cuenta cometí el mayor pecado para nosotros.




Templo en ruinas - Medianoche




╔Ⓢⓔⓒⓞⓝ Ⓒⓗⓐⓝⓒⓔ╝

La otp <3

<3:






avatar
Mensajes :
111

Puntos :
75

Volver arriba Ir abajo

PERMALINK — por Eco el Dom Ene 07, 2018 8:43 pm
Ver perfil de usuario



Mi familia ha tenido el templo del dios Akashiro por muchas generaciones, esforzándose cada vez más para que el lugar estuviera perfecto para él, si bien era un lugar sagrado, muchos podían venir y jugar aquí, yo me incluyo. Colocar las flores frescas, plantar un árbol, orar, poner incienso, hacer una ofrenda, las danzas, en fin, muchas eran las cosas que se podían hacer en este templo, mi abuela siempre me decía que ver como queríamos y convivíamos aquí en el templo, hacía muy feliz a Akashiro y es por eso que siempre nos mantenía a salvo, además de que ayudaba con la prosperidad de la aldea.

Con forme fui creciendo, mis responsabilidades fueron aumentando hasta que me otorgaron el título de monje del templo, más orgullo no podía sentir. Siempre me gustó aquí todo era tan tranquilo y el ambiente era ameno, era rara la vez que un problema pasaba por la aldea, pero todo se vio distorsionado cuando mi abuela murió.  

Muchos creían que ella había sido bendecida por Akashiro ya que fue una mujer muy longeva, llegando a los 110 años de edad. Poco a poco todos los ancianos de la aldea comenzaron a enfermar de gravedad y le echaban la culpa al dios del templo, cuando la realidad era otra. El pueblo dejó de tener devoción a Akashiro e inclusive blasfemaban en su contra, intentaba mostrarles la realidad, que las constantes enfermedades se debían a que había algo mal con las huertas de donde acaban los alimentos y que los ancianos, al ser más delicados, eran propensos a enfermarse, pero nadie me creyó y me gané el mote del loco de la aldea.

Mi familia me confinó a sólo estar en casa, la deshonra que les había causado era imperdonable y más nunca podría estar a la vista del público hasta enmendar mis errores. Aislamiento, depresión y orando con la esperanza de que Akashiro me escuchara.

Yo nunca creí que Akashiro tenía algo que ver, él está para proteger no para dañar. Mi familia me prohibió que regresara al templo y querían que sirviera a otro dios, yo no podía con eso, era traicionar mi propia creencia, traicionarlo a él. Pasaron muchos años y ya nadie le recordaba, estaban ensimismados con otras deidades, yo lo respetaba, pero no me uniría a ellos.

Al cabo de unos años y mucho esfuerzo, pude separarme de mi familia y comprar una casa que estaba alejada del pueblo y muy cerca del antiguo templo, el lugar donde mi abuela se crió. El lugar estaba en ruinas, por lo que me costó bastante hacerlo habitable, estaba feliz de estar tan cerca del templo donde tengo depositada toda mi fe, pero triste porque no quedan más que recuerdos de lo que fue esto un día.  

Temía por lo que me podría topar en el templo, quería ver su estado, pero no me sentía listo. Fueron muchas lunas las que dejé pasar hasta que un día a la media noche me adentré en el bosque sin saber lo que me esperaría.

La noche era fría y mi bata apenas y me proporcionaba calor, las hojas secas se colaban en mis sandalias, haciéndome cosquillas, sentir el suave viento en mi rostro parecía como una caricia de bienvenida. El corazón me palpitaba con fuerza, sentía la garganta seca y un ligero hormigueo aparecía en mis manos.

Aún conocía el camino pese a estar cubierto de flora muerta y hierbas altas, seguí andando con seguridad siendo alumbrado por la luz de la luna. El grillar de los pequeños grillos que había a mi alrededor me tranquilizaba de cierta forma.

No sabía cuánto faltaba y comenzaba a pensar que hubiera sido mejor venir en el día, pero no importa ahora.  Avancé unos metros más y lo vi, apenas estaba en la entrada, pero era suficiente para observar el lugar. Todo estaba en ruinas, la madera podrida, los peldaños desquebrajados, los floreros rotos, hierba invadiendo aquel lugar tan sagrado, a mis ojos era un lugar muy deprimente. Seguí caminando cuando una voz habló entre la penumbra de lugar, los rayos de luna que se colaban por las hojas de los árboles me dejaron ver una silueta, pensaba en correr, pero en cuanto vi su cuerpo me detuve en seco.

Ese atuendo tan glorioso con acabados que sólo los dioses pueden obtener, cabello tan blanco como la luz de la luna, resplandeciendo en la oscuridad, largo y con una caída delicada como cascada de río, un rostro amable y benevolente, sus orejas del mismo tono que su cabello nacían de su cabeza, exóticas y encantadoras.

Me quedé enmudecido ante su presencia, sus palabras hacían eco en mi cabeza, no sabía qué hacer en este momento. Me puse de rodillas y las manos en frente tocando la tierra, inclinándome hasta que mi frente tocara el dorso de éstas.

—Kogane— dije con voz nerviosa en respuesta a su pregunta —El último monje del templo... su templo— añadí.

Nunca, ni en mis sueños más descabellados, imaginé que me encontraría con el ser al que tanto venero. Sentía una dicha y honor que no puedo describir, pero a la vez estaba demasiado avergonzado de que viera las condiciones en la que su lugar se encontraba.

—Por favor, perdone a toda esa gente que dejó de creer en usted y todo el daño que le han hecho— imploré —Ellos...ellos... — balbuceé pero no logré terminar mi oración ya que mis emociones pudieron más conmigo.

Pronto, las lágrimas comenzaron a caer de mis ojos, intenté calmar los sollozos, pero tenía demasiados sentimientos encontrados ahora mismo.

—Yo sabía que usted jamás nos abandonaría— fue lo único que atiné a decir antes de volver a guardar silencio tratado de controlarme.
   

avatar
Mensajes :
41

Puntos :
79

Volver arriba Ir abajo

PERMALINK — por Yamada el Dom Ene 14, 2018 11:46 pm
Ver perfil de usuario



Alone

Sabes que el tiempo a pasado cuando las flores ya no florecen mas...

No supe cómo reaccionar a sus palabras ¿Era cierto o era la broma de algún yokai? Parpadee repetidamente e intente procesar sus palabras ¿Realmente un humano estaba frente a mí? No pude evitar moverme lentamente, romper la distancia que nos separaba a ambos.

Estaba seguro de que en ese instante iba a simplemente romperme en lágrimas si era falso, pero con cada paso me di cuenta de que no era así. Sentí los latidos de su corazón y por seguridad toque sus mejillas con suavidad. La humedad de su rostro me demostró que lloraba, aquel bello color de ojos inundarse al verme... era demasiado hermoso y perfecto que solo pude limpiar sus lágrimas con mis dedos con toda la delicadez que podía brindar.

─Kogane… ─repite su nombre─ ¿Realmente estas aquí? ─pregunte con inquietud en mi mirada. No era suficiente el efímero toque de mis manos. Lo necesitaba, quería tantas cosas en ese momento, pero la fragilidad y la magnificencia de aquel corazón humano me cautivo.

Sonreí abiertamente sin percatarme de las pequeñas lágrimas que escapaban de mis ojos, extendí mis brazos abrazándolo con efusividad y entusiasmo─ ¡Kogane! ─murmure quedadamente sin querer soltarlo. Un monje, tenía un creyente… Alguien que aun creía en mí. Supe en ese momento que este humano era diferente, había algo que me impulso a simplemente tocarlo. Mis manos inquietas tocaron su rostro, mejillas suaves y cálidas al tacto. Estaba demasiado feliz.

─ No hay nada que perdonar ─hable vagamente─, hace mucho que un humano no me visita, pero un monje… Vaya, es increíble ─agregue con algo de vergüenza. ¿Qué podía hacer por este humano? Supe en ese momento que no importara la magnitud de su deseo, yo estaba dispuesto a cumplir.

La luna, el sol o las estrellas…. Estaba dispuesto a dárselo.

Desvié ligeramente la mirada hacia las ruinas de mi templo─, no me estoy quedando ahí ─. Era algo imposible vivir en ese lugar, aun cuando me pertenecía se notaba que era inhabitable y lo que menos quería era perder a ese humano que no solo se había atrevido a visitar mi templo en noche, sino que se había adentrado a una zona peligrosa.

─Es una pequeña cabaña cerca al rio ─comente─, si quieres puedes venir

Limpie mi rostro al percatarme de la humedad en mis mejillas. Era increíble.


Templo en ruinas - Medianoche




╔Ⓢⓔⓒⓞⓝ Ⓒⓗⓐⓝⓒⓔ╝

La otp <3

<3:






avatar
Mensajes :
111

Puntos :
75

Volver arriba Ir abajo

PERMALINK — por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.