Últimos temas
» ─Secret Whisper
Hoy a las 12:51 am por Yamada

» Peticiones Administrativas
Ayer a las 9:37 am por Adam

» ─The Best
Ayer a las 12:05 am por Yamada

» [NOVEDAD]¡Tenemos Tumblr!
Mar Feb 20, 2018 1:06 pm por Adam

» Afiliación Élite | Resurface RPG
Mar Feb 20, 2018 12:54 pm por Adam

» Guías para el rol: Tumblr de ayuda [Confirmación]
Lun Feb 19, 2018 1:59 pm por Invitado

» [+18] Fascinación
Dom Feb 18, 2018 6:55 pm por Eco

» Lies [+18]
Dom Feb 18, 2018 10:44 am por Yamada

» [DADOS] Ideas random ~
Sáb Feb 17, 2018 11:54 pm por SC.

a string of pearls

af. elite + brotherhood
Todos los derechos reservados. Prohibida la copia total o parcial del contenido gráfico, intelectual y códigos de este foro. Skin realizado exclusivamente por Dixinmortal (ROSHIO). Artista: Aconite.
18/36 — AFILIADOS NORMALES

─How You Remind Me





Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo




PERMALINK — por Yamada el Lun Ene 08, 2018 10:15 pm
Ver perfil de usuario





Vito Agnelli | 33 | Yamada | Karamatsu Matsuno



Clyde Lavrent | 25 | Black | Ichimatsu Matsuno

How You Remind Me

Ante los ojos del destino nos vimos, frente a dios lo prometimos y entonces ¿Por qué me abandonaste? ¿No era suficiente? Con cadenas de un pasado me he atado… ¿No he sido lo suficientemente bueno?
Me ate a ti cuando tus ojos vieron los míos, jure a dios amarte en silencio, pero mi pecado fue grande, haber sido egoísta….

Juramos estar juntos en esta vida y en las siguiente… ¿Lograras recordarme?


Crackship - Osomatsu-san |
1x1


╔Ⓢⓔⓒⓞⓝ Ⓒⓗⓐⓝⓒⓔ╝

La otp <3

<3:






avatar
Mensajes :
111

Puntos :
75

Volver arriba Ir abajo

PERMALINK — por Black el Mar Ene 09, 2018 2:15 am
Ver perfil de usuario
Familiar
En algún lugar de Italia, tarde.

Había veces en las que soñaba. 
En su mente venían imágenes de las que Clyde no llegaba a comprender por más vueltas que le daba a estas; personas que no conocía en una época tan diferente a la actual. Eran sueños tan irreales, y... sin tanta importancia. Una vez que terminaba de despabilar y daba inicio a la rutina, se olvidaba de estos sueños, concentrándose en la realidad, en lo que está frente a él. Sabe que tiene que hacer esto especialmente por ser parte de la mafia, teniendo que pensar y actuar a la vez, no tiene tiempo para preocuparse por pequeñeces. Pero, si tan sólo se hubiera imaginado lo que vendría más adelante, ¿habría pensado en lo mismo?

***

Aquella tarde su padre lo había llamado, desconoce la razón de ello aunque trata de encontrarla de camino a su despacho. Muy raramente se ve con su viejo, a pesar de que será el futuro Don una vez este se retire; por eso es que le sorprende que lo llame, justamente ese día. Avanzó por los casi desolados pasillos, se encontraba de vez en cuando a uno que otro hombre con traje quienes lo saludaban de forma respetuosa, saludos que el mismo se encargaba de devolver del mismo modo. 

Sus pasos resonaban con el silencio que había, estos se fueron deteniendo hasta ir a parar a una puerta de madera con uno de esos diseños elegantes, justo como el resto de la decoración del lugar. Tocó la puerta solamente para anunciarse, no esperó respuesta y simplemente entró. Frente a él, en su escritorio, estaba su progenitor con una expresión severa en su rostro, más seria de lo normal. Algo no muy bueno estaba por venir. 

Su viejo comenzó a hablarle sobre cosas de conducta, la mala forma en que se comporta aun siendo un mafioso, que debería de comportarse mejor como hijo del Don y blah, blah, blah. Clyde no prestó mucha atención a lo que le decía luego de que tomó asiento en una de las sillas, frente al mayor, se distrajo con sus propios pensamientos. Al menos que escuchó algo que llamó su atención.

─...y es así que, hasta que vea que has madurado y hayas dejado de meterte en problemas, alguien estará a cargo de ti. Le pedí a un viejo amigo que viniera. 

Clyde miró a su viejo sin terminar de comprender qué es lo que acababa de decir. Aún procesaba sus palabras cuando escuchó a alguien más. 

╔Ⓢⓔⓒⓞⓝ Ⓒⓗⓐⓝⓒⓔ╝

avatar
Mensajes :
24

Puntos :
22

Volver arriba Ir abajo

PERMALINK — por Yamada el Mar Ene 09, 2018 2:22 am
Ver perfil de usuario
Familiar
En algún lugar de Italia, tarde.

Para Vito la vida se resumía en dos cosas, servir a la familia y… Servir a la familia.

Nadie se sorprendió de  que aquel chico de las calles terminara siendo uno de los hombres de confianza del Don, después de todo fue este quien le dio una segunda oportunidad en el mundo y ante la promesa de lealtad hasta la muerte Vito solo podía vivir agradecido. Fueron largos años en los que mostro su valía, logrando incluso ser reconocido por las grandes cabezas de en ese entonces, su esfuerzo llego  hasta el punto que  a cierta edad el Don le había dado libertad para manejar el  negocio de la prostitución y el tráfico de drogas.  Después de todo, no tenía nada en el mundo que lo atara, aparte del Don y al solo dedicarse al trabajo le era mucho más fácil mostrar resultados gratos para la familia y las cuentas bancarias de esta.
Sin embargo, su vida siempre fue un constante cambio, dormir poco, aprender rápido. Vito no se arrepentía, esta clase de vida no era lo que realmente quiso para él, pero de alguna forma empezó a amar lo que hacía y pese a tener noches en las que no dormía por el recuerdo de su camisa bañada en sangre, no se arrepentía de sus acciones. Tener detrás de él la vida de muchas personas generaba un peso enorme para su mente, puede que esa parte la mantuviera encerrada bajo llave en lo profundo de su mente, pero seguía presente como un recordatorio de quien era y  la única tranquilidad la encontraba mientras dormía (las pocas veces que lograba conciliar el sueño) aunque últimamente era invadido por sueños extraños que no lograba comprender.

Si alguien le hubiera dicho que todo en la vida regresa… Quizás se hubiera preparado…


Su día empezaba desde temprano, revisar los puertos en espera de la mercadería; recoger los balances de los negocios que funcionaban en la noche y ver al contador para que hiciera el lavado de dinero con la empresa de fachada; mayormente la tarde era ocupada para la vigilancia de los nuevos negocios, hacer algunas visitas y recoger el papeleo de los abogados, pero hoy había sido totalmente diferente.  Dado que era un mensaje  del Don, Vito cancelo todas sus actividades de ese día.
Por alguna extraña razón que él desconoce el Don lo había citado por la  tarde a una reunión y Vito no estaba muy seguro de como tomar eso. Si bien tenia vía libre para actuar, el Don raramente lo mandaba a llamar, suponía que eso era la confianza que existía entre ambos, y que de la nada el simple mensaje de “Vito, mañana en la oficina” le resulto un tanto perturbador.

Con su típico traje negro, camisa azul  y gafas oscuras llego media hora antes de lo acordado. Claramente con la inquietud y curiosidad pintada en su rostro. Sus manos se sintieron ansiosas cuando el Don empezó a explicarle el asunto, para su fortuna todo se resumía en “ser la niñera” de quien sería su jefe en un par de años más. Siendo algo tan característico de él sonrió abiertamente aceptando el trabajo. ¡Iba a educar al hijo del Don! De por si la tarea sonaba a peligro, pero Vito era un eterno masoquista que se esmeraba por tomar trabajos arriesgados con tal de obtener resultados beneficiosos  para la familia.  
De acuerdo a lo planeado Vito espero pacientemente hasta hacer su entrada y en cuanto el hombre mayor hizo mención de la palabra clave se apareció frente  a su nuevo ‘niño’.

─Hello Clyde, yo seré desde ahora tu Teacher en este beautiful  destiny ─expreso con una sonrisa sincera, emocionada y que claramente mostraba cuando sentía la adrenalina por los nuevos retos.  El hijo del Don era un reto de talla olímpica, después de todo era muy bien conocida la reputación que el chico traía arrastrando consigo.
─ My name is Vito Agnelli ─Se presenta inclinándose ligeramente en reverencia solo para levantar su mirada y observar la peculiar forma del rostro del menor─, será un placer tenerte a mi cuidado. Gracias a la magnificencia del Don estaré enseñándote todo lo necesario para que traigas honor y grandes resultados a esta familia.

¿Acaba de sentir su corazón latir apresuradamente? Pues claro, Vito se repite, es la emoción por el nuevo trabajo…Solo eso.



Última edición por Yamada el Sáb Ene 13, 2018 12:44 am, editado 1 vez

╔Ⓢⓔⓒⓞⓝ Ⓒⓗⓐⓝⓒⓔ╝

La otp <3

<3:






avatar
Mensajes :
111

Puntos :
75

Volver arriba Ir abajo

PERMALINK — por Black el Mar Ene 09, 2018 2:26 am
Ver perfil de usuario
Familiar
En algún lugar de Italia, tarde.

Clyde repitió mentalmente las palabras que acababa de oír, al menos las que alcanzó a poner atención, como queriendo encontrarle sentido con ese hecho. Cuando finalmente terminó de procesar lo que escuchó de su viejo, frente a él se encontraba un hombre joven que, si bien, nunca antes había tenido la dicha de intercambiar palabras, si lo conocía, era bastante famoso en la familia. Por más malas leches que el menor cargaba consigo, se sabía de memoria cada uno de los nombres y rostros de las personas pertenecientes a la organización; Clyde podía ser tachado de niño mimado, pero tenía sus formas de hacer las cosas. Había aprendido y leído tanta información por las que podía presumir tener una excelente memoria. Sabe cuidarse, no necesita de una niñera.

La expresión del menor fue de un “¿qué carajos acabo de oír?” al escuchar esa forma de hablar tan peculiar pero lo que le sorprendió no fue eso, ni sus palabras, ni esa expresión tan alegre que le fastidiaba a su vez que le agradaba; lo que le sorprendió fue el tener esa sensación de ya haber conocido de algún lado a ese hombre de brillante sonrisa, tuvo una mezcla extraña de emociones, una gran felicidad y tristeza que lo estaban impulsando a querer llorar, ¿pero por qué? No le encuentra la razón de eso; había leído de él antes y visto su fotografía, pero todo aquello era nuevo y no lo comprendía. Controló su respiración para mantener la cabeza fría y no dejarse llevar por todo lo que estaba sintiendo. 
Pasó su mirada de Vito al Don, como esperando que en cualquier momento alguno de los dos dijera que eso era una broma. Nadie dijo nada. 

—Viejo… —antes de poder decir nada, sintió la mirada dura de su padre sobre la suya, como advirtiéndole que tuviera cuidado con lo que fuera a decir, esos ojos severos eran normal de ver pero Clyde seguía sintiéndose tan intimidado por estos—, no necesito de una niñera —proclamó, claro y conciso. 

Pareció ver una fugaz sonrisa en el rostro del más grande, fue tan momentáneo que lo podría considerar algún juego de su imaginación.
—Si hubieras puesto atención a lo que dije antes, sabrías que esas son las palabras incorrectas para negarse —contradijo el Don. El mayor conocía a su hijo lo suficiente como para saber que si a este algo le aburre, carece de atención. Por eso mismo es que en alguna parte  de su conversación mencionó que el negarse de una forma convencional, en realidad estaría aceptando. Uso eso a su favor y se la jugó a Clyde, además de que fue una forma indirecta de decirle que escuchara y prestara mejor atención. El menor no supo que decir, se quedó mudo. Miró nuevamente a Vito y suspiró, derrotado—. Estaré a tu cuidado, Teacher.

Se levantó de donde está sentado y miró a su padre—, si es todo lo que me tenías que decir, me retiro —dijo, esperando escuchar algo más por parte del mayor y viendo que no era así, se retiró del estudio. Desconoce si su nuevo niñero tendría algo más que hablar con el Don, lo único que sabe es que verá al señor Agnelli más tarde. 

Estando afuera y sin presencia de ninguno de los mayores, se sintió como si una presión hasta apenas notoria hubiera desaparecido. Todas esas emociones que estuvo contuviendo se liberaron de golpe y no fue hasta que vio borroso, luego de haber comenzado a avanzar, que percibió un poco de humedad en el rostro. Chasqueó la lengua, molesto consigo mismo por no comprender lo que le pasaba. ¿Por qué reaccionó de ese modo cuando vio a Vito? Se limpió las lágrimas que se escaparon antes de que alguien más lo viera; miró a su alrededor sólo para comprobar que no hubiera nadie. Y respiró tranquilo. 


╔Ⓢⓔⓒⓞⓝ Ⓒⓗⓐⓝⓒⓔ╝

avatar
Mensajes :
24

Puntos :
22

Volver arriba Ir abajo

PERMALINK — por Yamada el Sáb Ene 13, 2018 12:49 am
Ver perfil de usuario
Familiar
En algún lugar de Italia, tarde.

Para Vito fue una sorpresa la forma en la que Clyde lo rechazaba. No lo comprendía, ni sabía porque. ¿Había hecho algo mal? ¿Era por su reputación? ¿O por cómo vestía? Tenía tantas preguntas rondando su mente que ignoro por completo lo que el Don y el chico decían. No podía precisar lo que estaba pasando en su mente, en su corazón. La forma en la que el pecho se le comprimía era estúpida y al mismo tiempo le ardía. Soltó un largo suspiro manteniendo su semblante, la sonrisa alegre y la mirada divertida.
─ My sweetie Clyde, sere un good teacher for you ─Vito responde no sabiendo muy bien que estaba pasando. Su mirada pasa del chico al Don y comprende que de alguna forma este ha aceptado lo propuesto.
Habiendo un extraño silencio rodeándolos observa como Clyde se retira. El Don lo mira y suspira. Esta tan confundido como Vito, aunque por razones muy diferentes.
Vito quiere preguntar, hablar, pero solo se mueve por impulso y se despide del Don para seguir los pasos de Clyde, no sabe porque lo hace, pero siente que no puede dejarlo ir.

Cierra abruptamente la puerta ignorando el ruido y la expresión confusa del Don─. No lo comprendo ─murmura para sí mismo sin detener sus pasos. A medida que avanzaba el no ver la silueta del chico lo hace temblar, sus manos se estremecen ansiosas sobre los bolsillos de su pantalón. Era sumamente extraño sentirse de esa forma. No sabía de donde provenía esa necesidad por verlo de nuevo, de tomarle la mano y no soltarle. ¿Estaba enloqueciendo? Sí, eso debía ser… Eso… No era cierto.

Vito lo sabía.

Esto no era normal, su corazón parecía hablar en señas, pero dejarse llevar por ese miserable órgano era un error.
─Mierda ─exclama deteniéndose en medio de los pasillos. Vito solo suspira mirando sus manos─, esto es muy extraño ─se dice a si mismo─ ¿Deja Vu? ─pregunta a la nada tratando de calmar su agitado corazón.  Está seguro de que todo esto no es normal, pero lo deja pasar creyendo que solo es una coincidencia o producto de su falta de sueño.

El móvil suena calmando el lio de pensamientos. No duda cuando el número de una mujer aparece, no se detiene cuando esta le habla y él solo camina como quien intenta olvidar todo.
─ ¿Entonces… Me dices esto porque no tienes a nadie más? ─pregunta jugando con el tono de su voz─, Sweetie, ambos sabemos que mejor compañía que la mía no vas a tener ─relame sus labios juguetonamente como si ella pudiera verlo─, soy peor que la droga, cuando vengas a mi cama te darás cuenta ─agrega en tono jocoso.
A solo unos pasos se percata de Clyde no sabe  si debe  colgar, hablarle o solo pasar de largo, pero siendo Vito hace lo único que sabe hacer.
─ ¿Hey, honey, tienes la semana libre? ─exclama cortando la llamada─ voy a estar fuera de la ciudad unos días arreglando unos asuntos, pero como ya sabes el Best Don me ha pedido cuidarte y no podre mantener mis ojos en ti ─acomoda su cabello hacia atrás restandole importancia al asunto─ así que solo cancela todo lo que tengas, en la noche pasare por ti ─finaliza sin observarlo.
No quiere permanecer mucho tiempo cerca del chico porque su corazón parece enloquecer, desesperarse y su mente se vuelve ansiosa. Sus dedos tiemblan cuando vuelve a marcar el último número de su lista─  My lady, job is job…─habla alejándose del azabache─ me dejare caer en una hora, pretty lady ─tratando de ignorar a Clyde─, te quiero lista.



╔Ⓢⓔⓒⓞⓝ Ⓒⓗⓐⓝⓒⓔ╝

La otp <3

<3:






avatar
Mensajes :
111

Puntos :
75

Volver arriba Ir abajo

PERMALINK — por Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.